10 maneras de reconocer a un estudiante latino en España

foto graduacion2 Cada año, miles de estudiantes latinos llegan a nuestro país con un claro objetivo: estudiar un postgrado. ¿Pero será esa su principal intención? Tras cursar este año en Madrid un máster con algunos de ellos y cogerles mucho cariño, aquí va el manual definitivo para reconocerlos:

1. En pocos días conocen más bares y restaurantes que tú, aunque lleves años aquí viviendo. Sí, es cierto que hay una serie de lugares que son míticos para ti a los que ellos jamás entrarán ¿Quizá porque son demasiado baratos?

2. En pocas semanas conocen la geografía española mejor que tú en décadas. En lo que cuesta decir “qué vaina” o “no manches wey” se compran un billete y se plantan un viernes en la otra punta de España.

¿Pero qué pasa cuando hay puentes largos con más días de fiesta? He aquí el siguiente nivel:

3. En pocos meses conocen Europa muchísimo mejor que tú. Incluso han viajado a países que no sabías ni que existían.

Es en este punto cuando te comparas con ellos y empiezas a sentirte un ser apático, sin interés por disfrutar de la vida: salir, bailar, hablar idiomas… No te preocupes. Cuando leas lo que viene a continuación se te van a quitar las ganas:

4. Aunque tú pienses que te defiendes, no bailas bien. Por lo menos no tan bien como ellos. Que te lances a bailar un reggaetón después de un par de copas, pase, pero no te atrevas a profanar con tus arrítmicas caderas una buena canción de salsa. ¡Por lo menos no delante de ellos!

5. Tu nivel de inglés es alto, o eso es lo que dice tu currículum. El de ellos sí que lo es y por eso te ayudarán. Te ayudarán a darte cuenta de que ¡tu pronunciación es una mierda! Si el Spanglish se introdujera en España otro gallo nos cantaría.

6. ¿Cómo llamarías a ese pedazo de hielo contra el que chocó el Titanic?  ¿Te acuerdas? Para ellos es un “aisberg”, de toda la vida. Ni se te ocurra defender que en español se pronuncia como se lee “iceberg” o estarás a punto de enfrentarte a una laaaarga discusión al estilo de una buena telenovela.

7. A diferencia de los españoles, los estudiantes latinos no tienen esa cultura de borrachera. Jamás los verás bebiendo, y mucho menos borrachos. Eso sí, te hartarás de verlos “tomando”, cogiendo una buena “peda” e invitando a toda la barra del bar mientras brindan en honor de una región mexicana que si no recuerdo mal, se hace llamar “Tequila”.

8. Jamás se ha visto a ninguno haciendo cola para entrar en una discoteca: Una breve conversación con el encargado de seguridad y ya están dentro disfrutando de un reservado con botella. De hecho, esa primera salida nocturna en la que de inicio los llevaste al típico bar castizo, así antiguo y mugriento, lo primero que te preguntaron al entrar fue “a ver dónde estaba la zona VIAIPI en ese club”.

9. Les encanta repetir palabras typical Spanish como “Hostia, coño o joder”. Y al tratar de pronunciarlas bien elevan su tono de voz hasta límites inhumanos, como si hubieran nacido en el mismísimo Bilbao.

Para concluir, ya poniéndonos serios, y con el objetivo de resaltar lo que para todos ellos supone esta enriquecedora experiencia, quiero citar la última y más importante característica que los identifica:

10. Después de un año viviendo en nuestro maravilloso país muchos de ellos desean quedarse para siempre. La verdadera razón: el tinto de verano.

¡Muchas gracias a todos mis compañeros “del otro lado del charco” por este año increible!